PAN supera a PRI en apoyo en Twitter (análisis de la guerra de los bots y los trolls)

Posted on octubre 21, 2011

0


El debate de ayer también se dio en las redes sociales, específicamente en Twitter, algo que veremos sin duda a lo largo de todo los procesos electorales subsecuentes. Parte de la lucha de un acontecimiento político o de una momento coyuntural será siempre posicionar un trending topic utilizando la iteración masiva de un #hashtag. Para hacer esto se emiten incontables mensajes sin un contenido semántico relevante de manera sincronizada, buscando viralizar un mensaje, aunque en muchos casos –ante la pobreza del contenido– sólo se despliega un ejército de trolls y bots.

Lo que vimos ayer con el trending topic #faustogana, el cual logró posicionarse como un trending topic antes de que el debate terminara, obedece fundamentalmente a una orquestación automatizada sin mucho contenido de esta estrategia de ciberguerra política: donde se tuitea escuetamente #faustogana, es decir, mensajes completamente repetitivos donde impera la cantidad de hashtags y no la calidad del mensaje. La armada de trolls priístas empezó a tuitear monomaniacamente este hashtag horas antes del debate, incluyendo el hashtag #faustogana, en su mayoría, sin utilizar argumentos o hilar mensajes coherentes donde incrustar esta aseveración.

En el caso del PAN, evidentmente también se empleó la estrategia de usar el hastag# cocoagana para posicionar a su candidata. Sin embargo, esto sucedió de manera un poco más orgánica. A diferencia de los priístas, los tuiteros panistas no se desboradron usando el tag en mensajes incoherentes, fueron más argumentativos y constantes. Esto hizo que si bien el tag #cocoagana llegó al trending topic hasta después que el #faustogana lo hizo con mayor volumen y se quedo ahí por más tiempo. Esto sugiere que el mensaje #cocoagana se diseminó con mayor naturalidad, posiblemente debido a que permeó Twitter con mayor eficiencia y penetración. Tal vez porque los usuarios panistas fueron más argumentativos, incluyeron más contenido interesante y manifestaron ser más vocales; a diferencia de una tendencia priísta similar a lo que se conoce como acarreados, donde no se tiene una convicción sustancial para con el mensaje que se busca transmitir.

De cualquiera manera se puede formular la hipótesis de que en Internet lo que prevalece siempre es el contenido. Más allá de la tecnología y las diferentes herramientas que se pueden utilizar como vehículos de difusión, es el contenido el cual tiene un efecto más duradero y transformador.

Por otra parte hay que detenerse a reflexionar sobre lo que significa ser un trending topic; algo que puede estar sobrevaludado. Si bien aparecer en un trending topic asegura un incremento cuantitativo en el alcance de un mensaje (i.e. un candidato), no garantiza que ese mensaje sea percibido de manera favorable.  Por una parte vemos que al colocar un #hastag en un trending topic muchas veces el contenido que aparece en ese timeline no es de gran interés para los usuarios, siendo predominantemente spam. Y por otro lado el factor psicológico que puede resultar de este posicionamiento –similar al de una encuesta– se ve mermado por la creciente conciencia de los usuarios de que los hastags son manipulados. Esto no significa que aparecer en un trending topic no tenga valor, pero si invita a reflexionar sobre una mayor complejidad, donde el número en bruto a veces tiene menor importancia que el factor un poco menos medible de la identificación cualitativa.

El triunfo dilatado de Cocoa Calderón podría obedecer también a que no sólo tiene más seguidores, sino la calidad de sus seguidores es mayor.

Fausto Vallejo tiene un rankink de influencia de 68 en el sitio de métricas de social media Klout; Luisa María Calderón tiene un ranking general de 76, incluyendo un puntaje de red de 86 (es decir una mayor amplitud de influencia horizontale ntre los usuarios de redes sociales). Fausto sólo tiene un 69 en cuanto a influencia de red.

Que los seguidores de Cocoa son más “reales”, por así decirlo, puede argumentarse también por las cifras de Facebook.

Si bien Luisa María Calderón tiene 9,039 seguidores, de ellos 3004 interactuán con su página. Fausto Vallejo tiene más de 14 mil pero sólo  2,395 interactúan con él, lo cual sugiere de nuevo la hipótesis del “acarreado digital”.

Anuncios
Posted in: Uncategorized